Oliva Sabuco de Nantes (retrato alfabético)



Alcaraz, población de la provincia de Albacete donde nació en 1562.

Bichat. Las ideas de Oliva Sabuco se consideran precursoras de M. F. Bichat (1771 – 1802), uno de los fundadores de la histología moderna.

Chilo, nombre del hipotético fluido que proponía Oliva Sabuco, concepto precursor de las sustancias neurotransmisoras.

Dolor entendido, expresión que emplea para referirse a la causa general de los trastornos psicosomáticos.

Erasmo de Rotterdam. Hay quien ve en la obra de Oliva Sabuco una clara influencia del “Elogio de la locura” del humanista neerlandés, que modeló la enseñanza de la retórica en el siglo XVI.

Filosofía. El título completo de su obra más famosa es “Nueva filosofía de la naturaleza del hombre, no conocida ni alcanzada de los grandes filósofos antiguos; la cual mejora la vida y la salud humana”, publicada en Madrid en 1587.

Galeno. En su obra Nueva Filosofía, Oliva Sabuco solicita que se prueben los consejos que publica, pues “han probado la medicina de Hipócrates y Galeno dos mil años, y en ella han hallado tan poco efecto y fines tan inciertos, como se ve claro cada día”.

Habitación de Fermat (La). En esta película cinco personajes son citados misteriosamente para resolver una serie de enigmas. Cada uno de los cinco protagonistas se presentan bajo un seudónimo, y la única mujer del grupo adopta el de Oliva.

Ismenias de Tebas, médico citado por Oliva Sabuco que, según ella, mitigaba ciertas dolencias a través de la música.

José Marco Hidalgo, registrador de la propiedad de Alcaraz, descubrió en 1903 un testamento de Miguel Sabuco, padre de Oliva, donde al parecer reclamaba para sí la autoría de Nueva Filosofía.

Lenguaje inclusivo. Nueva Filosofía contiene expresiones como “así el hombre y la mujer, con todo el saber”, “que de cien hombres y cien mujeres, mueren ochenta de enojo y pesar”, o “y todo el mundo sabe que muchos y muchas murieron de amores, y otros y otras muchas se mataron”, parecen bastante atípicas de una época en la que se hablaba del hombre en genérico, un argumento que parece apuntar a que la autora es una mujer.

Musa. Lope de Vega se refirió a Oliva Sabuco como “décima musa”, nombre escogido por José María Merino para el título de su novela, inspirada en la escritora albaceteña.

Nantes, apellido que, por razón desconocida, recibió de una de sus madrinas, Bernardina de Nantes.

Oliva. Su nombre, de haber tomado los apellidos de sus padres, debíó ser Luisa Oliva Sabuco Cózar.

Precocidad. Su formación, médica y filosófica, posibilitó que publicara Nueva Filosofía con tan solo 25 años.

Quinta. Nacida el 2 de diciembre de 1562, fue la quinta de los ocho hijos de Francisca Cózar y Miguel Sabuco.

Recuerda Mundo, título de una novela de Virginia Ferrer que ficciona la figura de Oliva Sabuco, como voz que aboga por la naturaleza y la condición humana.

Succo nerveo, término adoptado por autores como Descartes, que derivó del citado concepto de "chilo" de Oliva Sabuco.

Traducciones. La obra de Oliva Sabuco fue traducida a las lenguas más importantes de la época y reeditada hasta la edición de 1734, la más divulgada.

Unidad. En su obra, Oliva invita a los médicos a tratar al paciente como un todo, estudiando “cuerpo, mente y ánima”.

Veronio. En Nueva Filosofía, uno de los tres pastores (los otros dos son Antonio y Rodonio) que protagonizan un diálogo mediante el cual Oliva Sabuco explica cómo las emociones son capaces de menoscabar la salud.

Waithe. Mary Ellen Waithe, investigadora de la obra de mujeres filósofas, tuvo ocasión de examinar el testamento de Miguel Sabuco y observó un hecho curioso. El documento no finaliza como solían hacerlo todos los testamentos, con una revocación de todos los testamentos anteriores y la firma del notario y de los testigos. En este caso, se añade la reivindicación del libro con una letra más firme, que procede claramente de una pluma más pequeña. Waithe sugiere que ese párrafo fue añadido por Miguel Sabuco con posterioridad a la firma del testamento.

Yerros. En su ambiciosa obra, Nueva Filosofía, Oliva no duda en señalar las que son, bajo su punto de vista, principales equivocaciones o yerros: “no se conoce adecuadamente la naturaleza del ser humano porque yerra la Medicina, y este yerro surge de la Filosofía, también errada”.

Zaragoza. Al poco tiempo de fundarse la universidad en la capital aragonesa, es nombrado catedrático el pedagogo y traductor Pedro Simón Abril (1530 – 1595), que tuvo a Oliva Sabuco como discípula mientras enseñaba en Alcaraz.



Esta entrada participa en el blog de narrativa científica Café Hypatia, con el tema #PVenfermedad

Comentarios