Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

De lenguas ancestrales

En la primera mitad del siglo X, un nabateo llamado Abu Bakr Ahmed ibn Wahshiyya viajó a El Cairo convencido de que los jeroglíficos egipcios constituían un lenguaje criptográfico que ocultaba secretos alquímicos de la Antigüedad. Profundo conocedor de la lengua copta y habiendo deducido correctamente que los jeroglíficos tenían valor fonético, se dispuso a traducir, por las bravas, las líneas de símbolos que plagaban los templos de Karnak. No está claro si consiguió descifrar un puñado de ellos, pero lo seguro es que se enfrentó a una tarea lenta y faraónica, nunca mejor dicho.  El siguiente hito acerca de la traducción del lenguaje jeroglífico se produjo el 15 de julio de 1799 durante la campaña napoleónica en Egipto. Los soldados excavaban el terreno para reforzar las defensas del fuerte Julien cerca de la ciudad portuaria de Rashid, a la que los franceses llamaban Rosetta. El teniente Pierre-François Bouchard se topó con una piedra que presentaba inscripciones en una cara e inmedi

Entradas más recientes

Érase una vez... un teatro en Budapest

En Venecia nanométrica

Minerales antropogénicos

La orquídea de Dios

La armonía del espectro de hidrógeno

Ghiorso y su banda

Materia oscura

Los enigmas de Prescott (II)

Los enigmas de Prescott (I)

Enemigo y aliado