Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Herederos del Triásico

Un dinosaurio terópodo descansa observando su territorio. En un momento dado observa a un pequeño mamífero y va a darle caza. Corre batiendo sus extremidades anteriores cubiertas de plumas, pero el pequeño animal es escurridizo.
Finalmente lo atrapa, y con la presa ya muerta se acercan sus congéneres para robársela. Acaban comiendo todos alrededor del cadáver, asestándole un picotazo que perfora su cráneo. Ya solo quedan unos pocos restos del animal.
De repente desvían la mirada y se dirigen hacia los límites de su territorio, agolpándose y produciendo variados gruñidos. Llega la granjera con el pienso. Aquel ratón fue solo un aperitivo para unas hambrientas gallinas. _________________________________________________ Esta entrada participa en el blog de narrativa científica Café Hypatia con el tema #PVdivulga.

Entradas más recientes

El pequeño Joseph

Poeta de ciencia

Enantiómeros

Bernard de Fontenelle

Coligativas con buen provecho

Sizigia

Transistor (sciku)

Las lámparas que susurraban a Hertha

Relámpagos embotellados

Edward Norton Lorenz (retrato alfabético)