Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El sitio de París

El 2 de septiembre de 1870, Napoleón III ordenó izar la bandera blanca. Sin embargo, al contrario de lo que podría pensarse, esto no puso fin a la Guerra francoprusiana. Bismarck, que esperaba una rendición rápida, se encontró con un levantamiento popular que condujo a la proclamación de la Tercera República y al nombramiento de un Gobierno de Defensa Nacional. Sin una autoridad legítima con la que negociar, Bismarck optó por sitiar la capital francesa. El férreo aislamiento de París pronto provocó escasez de alimentos y de noticias del exterior. Las familias pudientes aún podían aliviar el hambre con los animales del zoológico; las clases pobres solo podían acudir a perros y ratas. La información tampoco podía atravesar la tupida línea prusiana. Los cables telegráficos fueron cortados, incluso el que se había tendido en secreto por el lecho del Sena. Mensajeros y carteros eran enviados de vuelta y, en ocasiones, hechos prisioneros. Ni siquiera los globos aerostáticos tenían muchas pro

Entradas más recientes

Microhistorias con nombre propio

Evangelios científicos

La revolución de los juncos

Sizigia

Fronteras magnéticas

Espejismos microbianos

La clepsidra de Arquímedes

Lost in translation

Nostalgia

Un atardecer en Marte