Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Rumford y el cañón

Era 3 de agosto de 1992, y en el canal de televisión Telecinco me disponía a ver un episodio de la cuarta temporada del teniente Colombo. Resulta que el coronel Rumford, célebre por imponer una férrea disciplina a los cadetes de la academia militar Haynes, temía por la continuidad del centro. El número de matriculados había caído en picado y el nieto del fundador de la escuela, William Haynes, planeaba convertirlo en una universidad mixta. El coronel no estaba dispuesto a aceptar que su amada academia desapareciera y decidió cortar por lo sano. En la víspera del día del fundador, Rumford sustituyó la carga de fogueo del cañón ceremonial, a base de nitrato de sodio y algodón, por gelignita , un potente explosivo gelatinoso compuesto de nitroglicerina y nitrato de potasio. Al día siguiente, cuando Haynes se dispuso a disparar el cañón para dar comienzo a las ceremonias, saltó por los aires.  A partir de aquí, el teniente Colombo iniciaba sus pesquisas para dar con el autor del aparente a

Entradas más recientes

AGUA (scikus)

La ensoñación de Kekulé

Invisibles entre confituras y telas (II)

Invisibles entre confituras y telas (I)

Planilandia y los visitantes

Confinamientos

Visiones

Tierra y agua

Lenguas de piedra

Litografía por luz